Y sigo cachando los viernes como debe ser